Santiago, Italia

Giunge notizia della realizzazione da parte di Nanni Moretti di un documentario intitolato “Santiago, Italia“.


Come potete leggere in questo articolo l’intenzione sarebbe quella di raccontare il ruolo dell’Ambasciata italiana a Santiago nel cercare di salvare la vita di molti perseguitati dalla giunta che prese il potere l’11 settembre 1973.

Come ricorderete (ne parlammo qua) nell’agosto 2017 Nanni Moretti fece delle riprese in occasione di un concerto degli historicos a Gioia del Colle, non ci sorprenderebbe quindi (anzi, pensiamo sia d’obbligo) una presenza degli Inti-Illimani, di ieri e di oggi, con filmati d’epoca o girati appositamente, all’interno di questo documentario che verrà proiettato per la prima volta all’interno del Torino Film Festival 2018 il prossimo 1° dicembre.

Annunci

Montreal metà anni ’70

Prezioso video relativo ad un concerto a Montreal, con la formazione classica a sei e i ponchos rossi.

Interviste, musica, siparietti, una “Trigales” ancora in fase di montaggio, un pizzico di Bach
Video difettoso, ma va bene così 🙂

In tour con Isabel Parra

In un articolo pubblicato dal quotidiano cileno El Mercurio si parla di un prossimo tour in comune tra gli Inti-Illimani e Isabel Parra (che potrebbe anche essere registrato per una futura pubblicazione).
Di seguito alcuni estratti dall’articolo firmato Raimundo Flores S.


Jorge Coulón lo recuerda bien. Fue en 1968, durante una presentación de Atahualpa Yupanqui en Santiago, cuando por primera vez Inti Illimani e Isabel Parra compartieron un escenario. Ese encuentro dio paso a una amistad y sociedad musical que se desarrolló en la Peña de los Parra y que siguió creciendo sobre la base de múltiples trabajos en conjunto.

En los próximos meses, la unión entre la hija de Violeta Parra y el grupo escribirá un nuevo capítulo gracias a una gira que preparan por distintas ciudades de Chile. En ella, Inti Illimani aportará nuevos arreglos musicales al repertorio clásico de Isabel Parra. “No estamos jubilados en la casa mirando por la ventana, estamos activos“, asegura la cantautora, quien junto a Coulón destacan la vigencia que mantienen.

Pasa eso con esta manera de hacer música. Creo que lo que tenemos en común los músicos de lo que se llamó la Nueva Canción Chilena no es tanto una temática musical, sino que una actitud frente a la música. Un tremendo respeto por la poética, por su rol social y por el lugar principal que ocupa en la vida de las personas“, dice Coulón.

Más allá de su etiqueta de referentes de una época de la música chilena, Isabel Parra enfatiza que su actividad actual no se justificaría sin un presente y una evolución a lo largo de los años. “A la gente le encanta escuchar todo lo que hicimos en el pasado y adora ese tiempo, así como lo adoramos nosotros. Pero también estamos vivos y estamos sintiendo lo que pasa ahora, lo que nos ha pasado. Cómo está el mundo cambiado, cómo las personas son diferentes y cómo nosotros en ciertos aspectos somos diferentes“, expresa.

Las presentaciones comenzarán el 4 de agosto en el Teatro Regional de Rancagua y seguirán con un recorrido que incluye el Teatro Municipal de Linares, el 24 de agosto; el Teatro Provincial de Curicó, el 25 de agosto; el Teatro Municipal de Valparaíso, el 31 de octubre, y el Teatro Corpartes, en Santiago, el 18 de noviembre.

Ya hay unos arreglos súper interesantes de lo que estamos haciendo. Personalmente, me encantaría dejar un registro de este trabajo con Isabel“, señala el líder de Inti Illimani, quien asegura que estos conciertos saldarán una deuda que tenía su grupo con Isabel. “Tiene composiciones que son bien cardinales en la historia de la música chilena. Creo que también es un homenaje a ella como compositora“, plantea Coulón.

Estas presentaciones con Isabel Parra no serán la única combinación en vivo que mostrará Inti Illimani durante el segundo semestre.
La banda ya tiene agendado un concierto junto a Villa Cariño, una de las agrupaciones más destacadas en la cumbia chilena de la última década. “Víctor Jara trabajó con nosotros cuando éramos re chicos y siempre estuvo en esa idea de que los más viejos tenían que abrir camino y eso explica de una manera la vigencia de nuestra música. No nos hemos cerrado en nuestra misma generación, sino que siempre hemos estado en contacto con los artistas jóvenes“, sostiene.
Esa actuación tendrá lugar el 16 de agosto, en el Teatro Caupolicán.

Eliana Sanna e Taifa

Segnaliamo, con un certo ritardo, l’uscita di un nuovo CD dei Taifa (gruppo sempre molto amato da queste parti, cliccate qua e qua per averne conferma).

Intitolato “Todo cambia” e realizzato insieme ad Eliana Sanna, questo disco è un omaggio a tre musiciste: Mercedes Sosa, Violeta Parra e Maria Carta.


Il disco è stato distribuito tramite il giornale “L’Unione Sarda” (cliccate qua per avere altre info e dettagli).

Ne parliamo perché, tra le varie canzoni presenti, c’è una “Volver a los 17” cantata da Max Berrú, quasi sicuramente l’ultima cosa registrata da lui prima di morire.
Non ci è chiaro se e come verrà commercializzato questo disco, ma cercheremo di tenervi informati.

Malè (il disco)

Segnaliamo (e ringraziamo Carmine che ce l’ha segnalato mentre eravamo in ferie) la pubblicazione di un nuovo CD degli historicos, intitolato “Malè“.


Come da copertina il disco indica che trattasi di “Inti-Illimani histórico en vivo teatralizado por La Mona ilustre“, ed è sottotitolato “concierto teatro para personas de todo tamaño“.

La track-list non presenta particolari novità, vi troviamo gli immancabili (e iper-incisi) classiconi del gruppo (“El mercado de Testaccio“, “La fiesta de San Benito“, “Samba landó“), brani recenti legati allo spettacolo (“Quinteto del tren“, “Danza negra“, “No me cumbén“, “Lineas para un retrato“,”Mi papá y mamá“) e qualche ripescaggio illustre (“La pajita“, “La partida“).

Pubblicato dalla “solita” Plaza independencia non crediamo verrà pubblicato qui da noi.

Chiarimenti su “Homenatge a Pablo Neruda”

Nel lontano 2009 (!) vi parlai di un disco dal vivo intitolato “Homenatge a Pablo Neruda“, fedele registrazione di un concerto del 13 maggio del 1977, in quel di Barcellona, al quale parteciparono gli Inti-Illimani.


Veniamo a sapere ora che questo disco non sarebbe mai esistito.
Si tratterebbe semplicemente di una registrazione realizzata dagli organizzatori che, in qualche modo, si è diffusa nella rete. Non un bootleg registrato dal pubblico, ma neanche un disco ufficiale.

Se andate nei commenti della pagina del prestigioso sito Cancioneros, seguendo questo link, troverete scritto:

Este concierto efectivamente tuvo lugar el 13 de mayo de 1977 en la Plaza Las Arenas de Barcelona y en el que también participaron Joan Isaac, Quico Pi de la Serra y, finalmente, las Brigadas Pablo Neruda que pintaron murales en el trascurso del concierto. La entidad organizadora “Agermanament” distribuyó clandestinamente la grabación (como también hizo con el famoso concierto del Quilapayún de 1974) pero jamás llegó a ser un “disco editado”, es decir, es lo que comúnmente se conoce como “bootleg”. La portada que corre por Internet está diseñada por un conocido portal especializado en música andina

Qualcuno, particolarmente il solito affidabilissimo Carmine, può confermare o smentire questa ricostruzione ?

p.s. Auguriamo a tutti buona estate e buone vacanze, noi per un po’ saremo altrove affaccendati, riprenderemo ad aggiornare questo blog (se avremo di che scrivere) nella seconda metà di luglio.

Intervista a La Noche

La rivista La Noche ha pubblicato questo mese una lunga intervista a Horacio Salinas, realizzata da Jaime Piña, che vi riporto di seguito.


La infancia es un planeta aparte, su exuberancia define todo lo que seremos más adelante, “hasta el día de hoy ese territorio es mi casa”. Aquella patria lo predispone de manera reflexiva y poética para la creación.
Es hijo ilustre de Lautaro, tiene ocho hermanos, su madre fue maestra normalista y su padre funcionario público, miembro del Partido Radical, masón y autor del himno del cuerpo de bomberos, gobernador y alcalde de Lautaro, pueblo entrañable donde nace y lleva atadas imágenes imborrables, cuenta:
Tuvimos un triciclo, que para navidad siempre se pintaba de varios colores y nosotros, niños, lo veíamos como un juguete nuevo”.
Nos cuenta que la infancia es determinante para la formación de un artista, donde pueden emerger imágenes y canciones que algún día verán la luz:
Es el mundo del sur, la lluvia, los ríos lentos, los volcanes, las nubes. En esa geografía sureña conocí a casi todos los pájaros, pero también sentí temor cuando escuchaba el canto de un pájaro desconocido”.
De esa etapa han nacido preciosas creaciones, como el disco Travesura, inspirador de la obra de teatro Malé, el espectáculo que Inti Illimani Histórico, producido por Macondo Konzerte, estrenará a fines de junio, cuenta:
Fue un descubrimiento de la Compañía La Mona Ilustre, que fabuló una historia de inclusión, de una muñeca negra que viene de afuera con una cantidad de problemas y que será acogida. Con diez canciones, cuentan una historia teatral, mediante muñecos alebrijes, que se interrelacionan con nosotros, con una maestría increíblemente fina en el escenario”.
El golpe lo sorprende en Europa a sus 21 años, transformándose el exilio en una universidad, aprendiendo música y la importancia de la historia. Los instrumentos exóticos del Inti, como el charango, zampoñas, quenas, tiple colombiano y sus melodías cautivan a Italia, dice:
Justamente ahí estuve a punto de quebrarme, no saber qué nos deparaba el destino, qué iba a ser de la familia y con noticias trágicas de gente presa, torturada, fusilada, entré en una depresión que solo pude curar a fuerza de trabajo. No había tiempo más que para viajar y actuar durante casi cinco años. Pero, de que lloré, lloré muchísimo”.
En Malé, se unen su infancia y la diversidad aprendida en Europa:
El exilio te instala en un espacio atemporal, en un territorio de fronteras muy difuminadas, es una manera de mirar el mundo. Cuando compuse El mercado de Testaccio en los 80, todos dijeron que salió italiana, entonces fui a mostrársela a una violinista que era de Italia y me dijo, que bonita es bien latinoamericana. Bueno eso es el exilio. Después un periodista del Washington Post, que comentó un concierto en el Kennedy Center, dijo: grupo chileno que toca una especie de folklore en busca de país, un folklore imaginario. La identidad nos la otorgó el exilio, un espacio desdibujado que es de todos y es de nadie“.

Horacio estudia de niño guitarra clásica, posteriormente composición en el Conservatorio Nacional y es un astrófilo que mira y recorre la galaxia por medio de un telescopio. La base del Inti es un grupo de ingenieros, de hecho cuando sale del Liceo Lastarria el año 67, entra a ingeniería química a la Usach, con un mundo paralelo centrado en la música.
– ¿Cómo enfrentaste el tema del éxito y el fracaso?
Esta pasión le da un profundo sentido a la existencia, un mundo extraordinario en el cual me refugié, que pudo ser exitoso o un fracaso, pero que para mí fue una salvación, sobre todo cuando empiezan a aparecer melodías y descubres que puedes inventar universos. Para los artistas el arte es enfrentarse a lo más frágil y potente que tiene, porque el mensaje que emite, lo une intensamente con la gente, cuando percibes que ese mensaje llega a puerto, que sirve para bailar, saltar de alegría o llorar de congoja, se cierra un círculo y es una satisfacción enorme.

– Háblame de la cueca, ¿es la expresión del pueblo?
Bueno, fue siempre un género despreciado, sin afecto por parte de los administradores de cultura. A partir de Los Chileneros, que son cuequeros emblemáticos, se ha reinstalado. Es un género tremendamente complejo, no es llegar y tocar o cantar la cueca, algo tiene del Cante jondo, de Flamenco, una raíz enigmática, cuando cantas una cueca, saltas a cantarla. No es simple entender la tradición y su belleza, es un patrimonio que la gente va decantando y haciendo suyo. En ella hay algo simbólico que nos pertenece, el problema es que no es generalizada la comprensión y el cariño, porque tenemos una tranca cultural antigua, relacionada con esa visión nostálgica de no ser europeos, que entrecruza la academia. Cuando se folkloriza algo, es mirar la cáscara del asunto. ¿Por qué la tradición del huaso, las mantas de Doñihue son latifundistas? Es porque la cultura ha tenido propietarios, que no circulan en lo que llamamos marginalidad. Igor Stravinski, en una conversación de principios de 1900, cuando algunos pillos pretendieron refundar toda la música, dijo, es una locura eso, lo que hay que hacer es componer mirando por el espejo retrovisor, teniendo la máxima consideración hacia las tradiciones folklóricas. Porque si no subrayas tu origen el discurso queda vacío, es un bosquejo sin pintar. Cuando se folklorizan las cosas, muchas veces no se profundiza, al contrario de lo que hizo Violeta. Lo clásico parte de lo popular y las tradiciones.
– En los 90, gracias a La Negra Ester y a Alvaro Henríquez y su vínculo con Roberto Parra, se populariza el jazz guachaca y la cueca chora, penetrando todos los estratos sociales, reivindicando lo popular.
Sí, se abrió una compuerta que estuvo cerrada a la fuerza…
– ¿Cómo ves al huaso?, que ha vivido siglos en condiciones infra humanas, ¿es un personaje machista, bruto, casi al borde de la barbarie, que gracias a transmutar esos dolores, con la cueca florece?
En relación a la cueca hay historias paralelas, existen distintos tipos, está la chilota, la nortina…
– ¿Pero el hueso es machista o no?
En sí es un baile de conquista, una coreografía que viene de Africa, llega con los españoles y se expande por América Latina. Y el son huasteco, el son jarocho, el son montuno, la zamacueca, la samba argentina es lo mismo, una danza de conquista. Estas danzas fueron rechazadas por Isabel La Católica, por lascivas y eróticas. Bueno hay estereotipos del huaso, que lo muestran poco interesante, sobre todo en estos momentos que vivimos una revolución cultural. Pero lo interesante de la cueca chora o la brava de Los Chileneros, del año cincuenta y tanto en adelante, es el reconocimiento a algo que nunca tuvo un espacio, una marginalidad que hubo que poner en vista, porque no es inventada, pertenece a nosotros, independiente de que algunos no la quieren ver, así como no quieren ver al país verdadero.
– A este mundo marginal de los huasos, obreros, al pueblo mismo, vino un gobierno popular que le dio un espacio, ¿crees que esa toma de consciencia que se logró, derivó en un hombre nuevo?
El hombre nuevo fue un tema, sobre todo si lo ves luego del derrumbe de los países socialistas. Con Allende nos asomamos a la gestión pública, que incorporaba a todo el mundo. Con el Inti, nos presentábamos en pueblitos del sur y del norte, donde nunca antes llegó un espectáculo artístico. Eso fue muy fuerte. Nuestra preocupación por el otro fue extraordinaria, una poesía, en un país tremendamente raptado por la oligarquía, cantábamos por los demás, mucho de eso inspirados por Violeta Parra.
– ¿El Inti nace y tiene éxito inmediatamente?
A mis 16 años, Horacio Durán me invitó al grupo cuando se estaba formando y al poco tiempo me encargan la dirección musical y lo que inventé resultó ser inmediatamente entendido por el público. Nos diferenciamos de Quilapayún que era más vocal. Estaban Los de Ramón con música Latinoamericana. Recuerdo que la Violeta había retornado recién de Europa y Angel llegó con Gilbert Favre y tocaban charango en la Peña de los Parra el año 65. Esas sonoridades me interesaron y cuando armamos el grupo lo primero fue salir a Bolivia, Ecuador y Perú, a conocer quiénes tocaban estos instrumentos y nos dimos cuenta que esta música reflejaba un mundo milenario.
– ¿Por qué se da esa efervescencia cultural durante el gobierno de Allende?
El mundo de la cultura estaba por inaugurar una nueva época y ser fieles a la década que se vivía, de ruptura en todo el mundo, el mayo francés, la revolución femenina, el movimiento hippie, la reforma universitaria, los Beatles, había que dar vuelta la página.
– Tiempos que los gustos iban del rock a la música de raíz.
Sí claro, los Beatles fueron revolucionarios.
– ¿Los Inti tomaron algo del rock?, ¿hubo una negación ideológica con el rock, siendo que lo escuchaban?
El Inti no tomó del rock, Los Blops un poco. Sobre el rock hubo una discusión y cierto menosprecio porque se cantaba en inglés y nadie entendía. Sin embargo con el tiempo descubrimos que el idioma en que se canten las canciones no tiene ninguna importancia, finalmente lo que pavimenta la imaginación es la música.
– ¿En la transmisión de la música, qué es lo medular?
Es muy enigmático. Por ejemplo la música que hago, despierta en mí una especie de melancolía y me gusta que evoque eso, es como sentir algo que no me ha sucedido, como dijo una vez el poeta Jorge Teillier, nostalgia no del pasado, sino del futuro, de aquello que nos debiera haber sucedido y no nos ha pasado, eso me pasa a mí con la música, me evoca situaciones relacionadas con mi historia de infancia.
– Hablando del golpe, fue como si te arrancaran un brazo, pero lo sigues sintiendo. ¿Creó un espacio histórico imaginario de lo que pudo ser?
…y quién sabe si va a suceder, tengo mis dudas. Es un espacio de ensoñación, un oasis que vimos lejano, al cual no pudimos llegar y tuvo que ver con la frustración de querer vivir, no solo yo, en un sentido comunitario, una vida mejor, sin abuso, sin esta esclavitud adornada. Con el movimiento feminista de hoy, te das cuenta que se puede derribar algo grande, pero de forma mayoritaria, inaugurando culturalmente un nuevo espacio, donde a partir de mañana el rol de la mujer, la igualdad de género, se instaló definitivamente. Nosotros también luchamos por eso, era parte de la utopía, pero hoy se hace de la manera correcta, no con la dictadura del proletariado, como creímos que se podía hacer.
– ¿Tuviste cercanía con Víctor Jara?
Mucho. Fuimos amigos en el quehacer musical, nos visitábamos y nos colaborábamos en discos, intercambiábamos ideas, por ejemplo en la canción El derecho de vivir en paz, que tenía un toque de tonada y canto a lo humano –en ese disco toca con Los Blops–, le sugerí que fuera una balada y empecé con la guitarra y le cambié una armonía, me dijo bien, dale. Cuando me entero en el exilio, del modo brutal de su asesinato, fue terrible. Él tenía un talento natural, muy teatral en su manera de cantar y conducir el escenario, se dirigía a la gente y la hacía reír, era muy cautivador. Educó al Inti y al Quila sobre el respeto a la escena. Tenía una relación con la música, no tanto de entender la nomenclatura de las notas, sino de guiarse con una cierta geometría intuitiva, de ir descubriendo cosas fuera de lo normal y hurgar en esto tan original que fue La nueva canción chilena. Me pasó temas para el Inti, tenía admiración por nuestro trabajo. Guardo un recuerdo tierno de él y creo se ha cometido el error de encasillarlo en una cuestión política un poco exagerada, él fue un artista contemporáneo y de pronto es tironeado de manera sectaria, siendo raptado hacia una sola visión, sin embargo su vida fue bastante más amplia.
– Muchos artistas se distanciaron de la política.
Dejé de militar antes del retorno a la democracia, fui militante del PC hasta el 86, porque había algo religioso en eso, que se reñía con mi manera de ser, que está más al abrigo de la duda que de la certeza.
– Si Víctor estuviese vivo, ¿también se habría salido?
Sí, él fue una persona tremendamente inquieta y las militancias religiosas ya no caben. Por ejemplo el derrumbe de los países socialistas, que otrora vimos como el paraíso, ¿hoy día quién se hace cargo?, ¿dónde está el análisis?, es un asunto muy incómodo y hace que la militancia esté restringida a un grupo minoritario de la sociedad, ya no hay una utopía ni un puerto de llegada, porque sucumbieron y no es que te pongas en la vereda reaccionaria y abraces el capitalismo, no, pero se derrumbó con muy poca elegancia.
– El derrumbe también fue en lo político, en lo ético, moral, ¿crees que ese vacío le da la oportunidad al arte?
Sí. A mí me impacta mucho la masa de jóvenes, que encerrados en sus audífonos vagan por las calles, es increíble. Ese refugio es inventarse un mundo paralelo. El arte es formidable en eso, porque nos inventamos una belleza y un modo de ver.
– ¿Crees que hoy nos podemos construir una vida bella, estética, como si viviéramos dentro de una película, que nos impide lo gregario y nos ha vuelto más hacia el yo?
Algo de eso hay, cómo te explicas que la ex Unión Soviética haya vuelto al capitalismo y China también.
Me pregunto, ¿cuánto hay de vacío en toda una declamación que fue el abrigo con que nos arropamos?

Pane

E’ uscito il nuovo lavoro di Franco Simone intitolato “Per fortuna“.

Al suo interno è presente la traccia “Pane” eseguita insieme agli Inti-Illimani.

Cliccando qui una intervista su questo nuovo lavoro.

Lo potete ascoltare su Deezer a questo link

oppure su Spotify.

 

 

 

L’Italia e la scomparsa di Max Berrú

Siamo piuttosto dispiaciuti per lo scarsissimo risalto che i mass-media italiani hanno dato alla morte di Max Berrú.
Per quello che ci risulta, non ne ha parlato nessun telegiornale e, in generale, nessun programma televisivo (speravo in Blob e un pochino in Fabio Fazio).
Per quello che riguarda invece le testate giornalistiche ci risultano solo due articoli:
questo pubblicato da Il Manifesto e scritto da Federico Bonadonna,


e quest’altro pubblicato da L’Unione Sarda e firmato da Aldo Brigaglia.


In entrambi i casi mi sembra di poter dire che siano stati pubblicati più per libera iniziativa dei due giornalisti che per volontà del direttore o della redazione.

Se avete notizie di altri ricordi italiani del grande Max Berrú segnalateceli per rendere questo post più completo.