Intervista su La Opinion

Sempre grazie a Lella eccovi una intervista dello scorso 13 luglio pubblicata da La Opinion e che potete leggere integralmente cliccando qui

Cumplimos 40 años como grupo, y lo vamos a celebrar durante todo 2007, porque no se puede sucumbir bajo tanta historia“, dice Jorge Coulon con una risa a través de la línea telefónica que lo contacta desde Santiago de Chile. “Es un tiempo que pesa, pero hemos tratado de vivirlo de manera productiva, porque al final, los años son una cosa relativa“.

El multi-instrumentista Coulon es uno de los miembros fundadores de una agrupación que, si se toma en cuenta la información que viene desde Chile a través de diversas fuentes, sufrió hace unos cuantos años una división que terminó provocando la existencia de dos agrupaciones con el mismo nombre.

Pero la mención de este hecho —ampliamente conocido por los seguidores del grupo, que se han dividido a veces en dos bandos— no parece ser del agrado de Coulon, quien asegura que nunca hubo una escisión en Inti Illimani.

Lo que pasó es que tres ex miembros del grupo, que salieron en distintos periodos, formaron otro conjunto; pero nosotros no dejamos nunca de tocar, ni siquiera una semana”, enfatiza. “Inti Illimani es un grupo por el que han pasado 22 músicos“.

Lo cierto es que el otro Inti Illimani tiene entre sus filas a Horacio Durán y Horacio Salinas, quienes fueron parte de la primera generación histórica del conjunto, al igual que Coulon.

Inti Illimani fue fundado por Durán, Pedro Yáñez, el ecuatoriano Max Berrú y yo“, reconoce Coulon. “Pero yo no puedo hablar de ningún proceso de interrupción dentro del grupo, porque seguimos presentándonos y somos los únicos que han actuado en Estados Unidos bajo este nombre“.

En todo caso, habría que decir que el Inti Illimani de Coulon es, según los conocedores, el que se ha mantenido dentro de la vanguardia sonora, mientras que el de Durán sigue apegado a la tradición más añeja de la banda.

Hemos basado siempre nuestro sonido en una raíz latinoamericana muy fuerte, pero nos hemos mantenido a la vez abiertos a un desarrollo musical más externo, por llamarlo de algún modo“, sigue el sudamericano. “La manera de hacer música de hoy es obviamente distinta a la de hace 40 años, pero hay una raíz nuestra que es muy ancestral y que respetamos. Queremos mantener nuestra identidad, pero renovándonos“.

Identificado desde su origen con el folklore andino, Inti Illimani ha atravesado períodos en los que ha visto reforzado el peso de distintas escuelas musicales, como ocurrió con la música clásica, que pareció hacerse presente en su discografía de los años 90, y que se muestra nuevamente en su más reciente lanzamiento, Pequeño mundo (2006).

Ya teníamos arreglos de cuerdas en un disco del 78 y habíamos experimentado con la música clásica durante los 60“, especifica Coulon. “Si comparas el disco nuevo con trabajos de esa época, te parecerá muy vanguardista; pero si lo comparas con Lugares comunes (2003), que es el álbum anterior, notarás que no ha habido un salto, sino una evolución más tranquila“.

El chileno sí reconoce que la mayor novedad en el reciente trabajo es Rondombe, un tema que podría ser calificado como jazz andino. “Creo que en ese caso estamos abriendo una ventana hacia otros paisajes musicales, aunque ya habíamos trabajado antes con el jazz“, precisa el entrevistado. “En 1990, cuando tocamos en el Festival de Amnistía Internacional que se hizo en el Estadio Nacional de Chile, fuimos acompañados por [el trompetista] Wynton Marsalis, por ejemplo“.

La base musical andina que maneja Inti Illimani no estuvo tampoco exenta de polémica. “Mezclamos el charango, el guitarrón mexicano y el cajón peruano, y eso nos trajo varias críticas“, recuerda Coulon. “Hay, por ejemplo, gente de Bolivia que considera que el charango sólo debe tocarse como se hace en Cochabamba“.

El músico dice que tanto él como sus compañeros respetan mucho la raíz popular, pero que la fusión que practican tenía una finalidad muy específica. “Incluso cuando estábamos aprendiendo, lo que buscábamos era encontrar un lenguaje musical que pudiera representar a América Latina más allá de sus fronteras políticas“, especifica.

Siempre hemos creído en la necesidad de lograr una cultura latinoamericana que nos permita convivir con felicidad, no con conflicto. Me encanta la riqueza musical que hay en el continente, y pienso que debe ser compartida con todos“.

Y siempre hemos estado comprometidos con la realidad, porque seguimos creyendo en la necesidad de una unidad latinoamericana y en la justicia social; pero hay también otros temas que nos interesa tocar“, dice Coulon.

El mismo músico asegura que lo que un artista hace tiene que ver con el ambiente que lo rodea. “Durante los 60, el cambio social parecía a la vuelta de la esquina; pero acabo de cumplir 60 años y no sé si podré ver un cambio realmente importante durante mi vida“, concluye el chileno. “De todos modos, hay que caminar siempre con la mirada puesta al frente“.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...