Intervista a Horacio Salinas

Grazie a Lella che ha rintracciato questa intervista sul sito argentino Folklore club
(che potete leggere integralmente
cliccando qui) nella quale vi si legge:

FC-: ¿Cómo vivieron esta gira por Argentina?
HS-: En general hemos tenido una recepción muy buena, cariñosa y generosa, con mucho público. Hay que decir que en estos tiempos hay cierta perplejidad y seguimiento del público tradicional a todo este tipo de música; pero contra estos pronósticos, la recepción ha sido excelente. Visitamos ciudades que no conocíamos, como Trelew, Comodoro Rivadavia, entre otras, y creo que de alguna forma nos estamos reconectando con un país muy importante, no solamente para nosotros, sino para América latina y para el mundo. Por todo esto, estamos muy satisfechos.

FC-: ¿Cuál ha sido el trabajo que presentaron?
HS-: Hemos hecho dos cosas. Primero rendir un homenaje a Violeta Parra que es integrante de nuestra obligatoria memoria musical. Y segundo, mostrar nuestro disco “Esencial”. Que esta acompañado con un dvd, donde mostramos el modo en el que hemos grabado este disco e imágenes de recitales. Este, ha tenido, en realidad, una unánime aceptación, por lo que se ha dado una verdadera maravilla.

FC-: ¿Qué plantea Inti Illimani con Esencial”?
HS-: El planteo ha sido realizar un alto y revisar que aspectos del trabajo, en arreglos y en la creación nos interesa subrayar a esta altura de nuestra vida y del camino recorrido. Por eso dijimos, hagamos un disco que tenga nuestra reflexión de mostrar aspectos esenciales con los que entendemos nuestra posición en el cancionero y en la música latinoamericana.

FC-: Ustedes han sido participes de un movimiento cultural y social, que entre otras cosas, nos ha dado un Víctor Jara o una Violeta Parra, resultado de diferentes factores que se han producido. ¿Consideras que están presentes estos factores en la actualidad?
HS-: Como bien lo dices tú, corresponde a una época; y estas generalmente dejan un testimonio. Luego vienen otras. Lo interesante es que, la época nuestra sea parte de un patrimonio que luego se ha reemplazado, seguramente, por otros músicos, por otras formas musicales. Por lo menos veo que en Chile hay una omisión muy atenta de todo este patrimonio por parte de grupos de rock, etc. Ellos entienden que esto fue un momento sumamente revolucionario, pero que vienen otros; otra manera de expresarse y es natural que así sea. Lo importante es que esto forme parte de la tradición, del bagaje cultural del continente. Así sucede en Chile y eso es muy importante.

FC-: En declaraciones en un medio de comunicación hacías referencia a una disociación entre lo criollo y lo aborigen. ¿Crees que continúa esa separación?
HS-: La realidad de los países latinoamericanos es bien distinta, cada uno arrastra su propio problema, alguno más que otro. Por ejemplo, Chile es un país tremendamente clasista; donde la cultura nuestra junto a estos movimientos han sido mirados siempre con muchas sospechas. Porque poner en el centro de la canción y la poesía al ser humano, bastante crudo, atareado y con sus problemas provoca rebeliones. Algo que la cultura oficial nunca ha mirado con demasiada simpatía. Así reconocen que el arte, precisamente, como un testimonio, es tremendamente enriquecedor para el desarrollo de la especie. Pero eso es uno de los problemas. En otras partes hay una música que tampoco tiene la consideración debida. Recuerdo cuando estuvimos en Perú por primera vez y nos preguntaban “porque tocábamos músicos de indios”. Nos sorprendió mucho eso. Pero es la verdad. Nuestros países están tremendamente divorciados, sus segmentos que van construyendo nuestra identidad. Muchas culturas que se contaminan poco. Yo creo que en Argentina es bastante mas plural, yo diría que bastante más democrático; por lo que escucho y veo. Dentro de un panorama desolador y mediocre, en general, en los medios de comunicación. Eso es lo que sucede. Ahora, por otro lado, presiento que en América latina se vive una situación de introspección bien fuerte y un análisis bastante descarnado del rol de la política y de la cultura. Y eso me parece muy trascendental, siempre que lleve a una verdadera democratización que no produzca nuevamente dictaduras. Que por otro lado, en el caso de Chile, ha sido tremendamente dañina y separó o pretendió hacerlo, espiritual y culturalmente a Chile de América latina.

FC-: En este momento, también están presentando un homenaje a Violeta Parra. ¿Cuál ha sido su mayor aporte al canto popular de América latina?
HS-: Ella da vuelta todo, pone las cosas, un poco, patas para arriba. En el sentido que introduce una nueva manera de cantar, de hacerlo con toda esta gama de utilización de la voz; de repente cantaba muy hacía dentro de ella, luego sus canciones eran testimonios fuertes. Eso por un lado, luego introdujo al ser humano en el cancionero, los oficios de los chilenos, los más vencidos, los más pobres. Eso no estaba, el folclor chileno era bucólico con esta mirada latifundista y del arroyito perfumado, de las tranqueras, con toda esta cosa bastante perfecta. De golpe la Violeta nos pone otra cosa. Entonces, ella, cambia totalmente el concepto del folklore, cambia claramente y le da otras connotaciones. Otra cosa muy importante, es que ella al final de su vida graba un disco que se llama “Las últimas canciones de Violeta” con instrumentos que no eran del folclor chileno; como el cuatro venezolano o el charango que es más propio del altiplano. Eso es muy importante, porque en el fondo le da patente de autenticidad al folclor chileno, con la posibilidad de utilizar la instrumentación latinoamericana.

FC-: Dices que Violeta inserta al hombre desgarrado en el canto popular. ¿Ese hombre desgarrado esta presente en el canto actual?
HS-: Creo que está. Hay que tener cuidado, no es de pretender que estos fenómenos sean perpetuos o vitalicios. Muchas veces estos movimientos, como la vida, tiene un nacimiento, un desarrollo y luego también se acaba. En el caso nuestro, de la nueva canción chilena, ha sido muy abrupto con el golpe militar; donde se desbando mucha gente, muchos estuvieron asilados, los asesinatos, de Víctor Jara, etc. Que pusieron final a este movimiento. El canto nuestro, es todavía, una resonancia. Hoy la época es otra, las épocas van determinando el arte, van incubando un arte. Lo que sucede es que mucha gente, de manera nostálgica, y eso lo entiendo, dice “porque no hay grupos como estos”, “porque no se canta como este”, “nunca más una Violeta Parra”. Yo creo que nunca más una Violeta Parra y que nunca más va a existir un canto así. Hay que tener la esperanza y tener el optimismo de pensar que van a venir cosas mejores y distintas. Yo creo en la historia del arte hay que concatenarse con estos fenómenos, donde el patrimonio del pasado son siempre un antecedente riquísimo para inventar cosas nuevas, romper esquemas y seguir adelante.

FC-: Uno de los mensajes de Inti Illimani, ha sido el de la unidad latinoamericana ¿Crees que es posible?
HS-: Es muy importante algo que es anterior a la unidad latinoamericana que es el hecho de que cada país se mire verdaderamente hacia dentro. Lo que sucede con Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú, etc. Hay un panorama absolutamente curioso de gobiernos que han tenido una juventud revolucionaria. Eso es importante, no es menor, pero al mismo tiempo también es una manera conservadora de que se pudiera estar imaginando rápidamente una solución de un tipo de gobierno muy parecido en cada uno de los países. Y creo que eso no se va a dar. Creo mucho que antes de esa unidad tiene que haber sociedades democráticas que cambien de criterio, que representen a las mayorías. De lo contrario no. Pero claro, nos estamos enfrentando a una variable (y me voy a meter en cosas políticas y no soy un experto en el tema) que no teníamos considerada y es el fantasma de la catástrofe mundial ambiental, que esta descompensado por todos lados. Entonces esto nos esta haciendo ver todo desde otro ángulo. Por ejemplo, el problema energético que vive Argentina, Chile, Bolivia, es un problema social, donde se puede ir estructurando un modo de ser latinoamericano que puede ser muy interesante y la unidad, finalmente latinoamericana va a ser. Un poco determinado por la economía, como siempre sucede en la política. A lo mejor eso nos acarrea sorpresas en el sentido de no pensar en esta unidad latinoamericana de los 50, 60 o esquemas de nuestra utopía bolivariana, que a lo mejor no se van a dar. Ya uno ve, presiente, que esto de la diversidad es algo muy fuerte. Abra que ver un futuro que se va haciendo, donde las sorpresas van a ser la tónica mas que aquellos esquemas que tenemos precisados en nuestra cabeza.

Aggiungo una piccola curiosità: nei recenti concerti in Ecuador hanno recuperato nella scaletta Ramis e Dolencias che mancavano da parecchio tempo

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...