Jovenes historicos

Bella intervista di Iñigo Díaz  alle nuove leve di Inti-Illimani historico, grazie a Esteban per la segnalazione.

Camilo Salinas nació en Italia, durante el exilio político de quince años por el que pasó Inti-Illimani. Es hijo de Horacio Salinas, el histórico director musical y principal compositor de su repertorio. El grupo era una de las caras más fuertes de la música vinculada al movimiento de la Nueva Canción Chilena y asociada a la Unidad Popular, que como Quilapayún también estaban de gira por Europa cuando se produjo el ataque a La Moneda el 11 de septiembre de 1973. Quilapayún se quedó obligatoriamente en París, e Inti-Illimani en Roma.

Camilo Salinas vivió desde niño con Inti-Illimani cuando era un único grupo, en su propia casa o en la de José Seves, donde estaba la sala de ensayos. “Recuerdo que íbamos todos y yo de cuatro o cinco años y agarraba los instrumentos y me ponía a tocar cualquier cosa“, dice. Los músicos históricos han sido parte de su propia vida. Salinas primero. Después José Seves, Jorge Coulon, Marcelo Coulon, Max Berrú, Horacio Durán. Por eso el litigio sobre la marca Inti-Illimani, la ida y vuelta de declaraciones públicas o la medición de fuerzas hacen tanto ruido entre un mundo esencialmente musical.

–¿Como viven el conflicto?
Salinas: Como todo conflicto de este tipo, es muy triste. A veces uno lo ve y piensa que es una tontera con patas, pero por otro lado hay razones muy fuertes sobre las que también se entiende lo que está ocurriendo: la música que ha hecho Inti-Illimani por cuarenta años y el marco musical a lo largo del tiempo. Hay una línea musical histórica que tiene que hacerse valer y que no se puede traspapelar ni cambiar por otra música.

–El Inti-Illimani de Coulon hizo Pequeño mundo, y ustedes durante todo el año sólo cantaron en vivo en giras y conciertos. ¿Este disco es una forma reactivarse también?
Salinas: Absolutamente.
Julio: Fue la forma natural de actuar de cualquier grupo que está tocando. Necesitábamos tener un disco. Le dimos valor no sólo musical sino también de registro del momento en que estábamos para reafirmar el trabajo y la sonoridad que Inti-Illimani hizo antes. La intención fue rescatar sonoramente ese espíritu. El disco del otro Inti-Illimani, sin decir si es bueno o malo, tiene otro sonido. Creo que tiene una búsqueda que va hacia otro lado.

–¿Escucharon Pequeño mundo ya?
Salinas, Julio y Donoso: .

–¿Y…?
Donoso: Yo encuentro que es otro grupo. Es fusión latinoamericana. Conozco muchos grupos de esta naturaleza y de hecho yo he tocado con muchos grupos que hacen fusión. Si yo me salgo un poco para escucharlo desde fuera, pienso que se trata de otro grupo, que tiene muy buenos músicos y que tiene muy bonitas canciones. Y cuando escucho Esencial pienso que es un disco precioso y que lo que más tiene es el espíritu.
Salinas
: Este disco (Esencial) tiene la música que siempre hubiese gustado tocar y grabar. La música del otro (Pequeño mundo) no se me hubiera ocurrido nunca tocarla.

–Pero ustedes se pueden acomodar a otros estilos. Camilo Salinas toca órgano Hammond, Fernando Julio tocaba el bajo eléctrico en el grupo de Javiera Parra y Danilo Donoso la batería.
Salinas: Yo trato de tocar todo a mi manera. No me siento capaz de adaptarme inmediatamente y cien por ciento a un estilo que desconozca. Me puedo trasladar acercándome a un estilo, pero a mi manera. Un poco para camuflar todo lo que no sé. Y ahí lo arreglo un poco y ahí quedo bien (risas). El Hammond aún no lo integramos al Inti. Yo toco un órgano a viento, un armonio, en “El lazo“, de Víctor Jara.
Donoso: Se dice que con Inti-Illimani yo toco batería. Pero no es batería. Es un enredo. La batería está, pero desarmada. Me dieron ganas de incorporar cosas nuevas al grupo con la posibilidad de tocar muchas percusiones al mismo tiempo. Tengo el cajón, las congas, la timbaleta y la caja, y la sección “batería desarmada” por el otro lado
Julio: Uno aprende muchas cosas del abanico musical que escucha. Dan ganas de tocar. Me gusta tocar de todo: cumbia, rock o cualquier cosa que me mueva el espíritu. Y si no la conoces, la idea es sacarle el rollo, investigarla hasta que salga, con contrabajo o con bajo eléctrico.

–De hecho ahora apareces tocando el clásico guitarrón mexicano…
Julio: Sólo toqué un tema con guitarrón mexicano, porque lo descubrí y me pareció que suena increíble. Entonces ahora quiero tocar todo con guitarrón mexicano de cinco cuerdas. El aporte del contrabajo fue para solidificar el sonido del bajo en el conjunto. Antes el guitarrón estaba como a la altura de una guitarra, pero más grave. Ahora con Danilo, que está tocando otro tipo de percusiones, más rudas, establecimos una base más dinámica.

–Ustedes tres actúan en el grupo como una sección rítmica de jazz medio escondida: piano, contrabajo y batería.
Julio: Claro, pero no tiene el espíritu del jazz…
Salinas: Ni tocamos la música como la tocan los jazzistas. Formamos un trío de base de música popular, a veces con acordeón o con la batería desarmada. A veces acompañamos un bolero como lo haría una banda antigua de jazz. Le ponemos swing al “Llanto de luna“.

–Acordeón, piano, armonio, contrabajo, batería desarmada. ¿Es el sello actual de los Inti-Illimani jóvenes?
Donoso: Describe un poco cómo ha ido avanzando la música popular
Julio: Es modernizarlo entre comillas, porque el contrabajo o el piano son instrumentos más antiguos que el charango.
Salinas: Yo creo que todo puede caber, pero se tiene que integrar con un concepto, un criterio y un gusto musical definido. Cuando nosotros tres empezamos a tocar con el grupo no fue fácil. Le dijimos a Danilo “mete la batería”. Y los históricos no nos miraban tan bien porque nunca en la vida habían tenido batería con un bombo ahí marcando un pulso. Nosotros les decíamos “tranquilos, tranquilos: es normal”.
Julio: Y antes la pega que hacía Danilo la hacían entre tres: uno tocaba el bombo, el otro tocaba las congas y otro el cencerro. Y Danilo está tan capacitado que lo hace todo de una sola vez.
Salinas: Parquímetro (el trombonista Héctor Briceño, integrante de la Universal Orchestra) también entró a poner otro color, el trombón, en un instrumental de Horacio Salinas que se llama “Doña Flor”. Creo que sí estamos refrescando a los Inti, pero hay que hacerlo responsablemente, porque están los históricos que la tienen muy clara. Saben lo que quieren y saben lo que no quieren.

–Por ejemplo se nota en los autores latinoamericanos que escogieron.
Salinas: Sí. A ellos les encantan estas canciones, como “Llanto de luna”, de Julio Gutiérrez.
Julio: “Arroz con cocolón” (la canción que abre Esencial ) es un tema peruano antiquísimo de Julio Criado.
Donoso: Yo escuché una versión del año de la cocoa de “Arroz con cocolón” con puras mujeres, como si estuvieran lavando la ropa y cantando. Lindo.
Salinas: También está aquí “Cantantes invisibles”, de José Seves, que es un son portorriqueño.

–Patricio Manns también escribió canciones para el otro Inti-Illimani, a solicitud de Manuel Meriño (su director musical). ¿Él sigue estando fuera del conflicto?
Salinas: Él es como un todopoderoso. En este caso escribió letras. Y tiene mucha comunicación con el “Loro”, con quien han marcado una colaboración histórica. “Danza verde” y “Tan sólo amando el hombre camina” son las canciones entre ellos dos.
Julio
: Manns está sobre el bien y el mal. Mientras más gente escuche sus canciones, mejor. Sería absurdo pedirle que se abanderara por alguien.

–¿Es (el tenor chileno) Tito Beltrán el que canta en “Canzone del pescatore“?
Salinas: No. Eso ocurre en el DVD que dirigió Ricardo Larraín. En el disco la voz solista es José Seves. Y yo hago la segunda voz. Preferimos dejar la intervención de Tito Beltrán fuera del disco y que quedara en el DVD como una sorpresa.

–¿Esencial es una retrospectiva de Inti-Illimani?
Salinas: Hay un 95 por ciento de música latinoamericana y un 5 por ciento de música italiana. Y dentro de ese 95 por ciento de música latinoamericana, hay música que está influenciada por un 50 por ciento de música italiana. Y además la música italiana está tocada por músicos latinoamericanos. Es una mezcla interesante. Lo italiano se puede apreciar en “Canzone del pescatore” o en “Danza mediterránea“. También en esas canciones que salieron de textos de Patricio Manns, y hay música peruana y bolero. Y también una pieza como “Tacacoma“, que habla sobre los comienzos musicales del Inti. Son puras canciones esenciales.

–¿Todo era tan esencial?
Salinas: Todo era esencial: componer canciones era esencial, grabar un disco era esencial, trabajar con Vicente Larrea (el diseñador histórico del sello Dicap y de los LPs originales de la Nueva Canción Chilena) era esencial. Para Inti-Illimani éste era el momento esencial.

En 2003 Camilo Salinas y Fernando Julio actuaban en grupos pop-rock. El pianista en Pettinellis y el bajista en Javiera & los Imposibles. Ese mismo año aparecieron tocando como sesionistas en el disco de la primera cantante lanzada por un reality show: Catalina Bono. En 2004, Salinas dejó Pettinellis y en 2005 Julio salió de los Imposibles. Entonces formaron S y M, que es igual a Soluciones Musicales.

Escribimos música, arreglamos música, producimos música y grabamos música“, definen. Es la microempresa de Salinas y Julio, también junto a Donoso, que funciona paralelamente a la vida de Inti-Illimani. Hasta ahora han musicalizado programas y series de televisión como “Tronia”, “Justicia para todos”, “Cuentos chilenos”, y documentales como “Reinalda del Carmen, mi mamá y yo” (de Lorena Giachino) y “Ángeles Negros” (de Jorge Leiva), que es la historia del grupo chileno Los Ángeles Negros y está próxima a ser estrenada.

Soluciones Musicales está produciendo además el disco solista de Anita Tijoux, MC de Makiza, que se llamaría Anita Tijoux presenta a Anita Tijoux. “Los tres tocamos en el disco La sombra del águila, de Fernando Ubiergo, pero éste es nuestro primer disco producido por Soluciones Musicales“, distingue Salinas. “Y además tenemos un nuevo grupo. Se llama Sepasó. Estamos probando, buscando cosas y componiendo“, agrega el músico, que además ha tocado con Los Tetas, Los Tres, el Ángel Parra Trío, González & los Asistentes, Doce Monos y Guarenes Deluxe.

–¿Y qué tipo de música tocan con Sepasó?
Julio: Rock. Yo toco la guitarra eléctrica, Danilo la batería.
Salinas: Yo toco el órgano y el bajo lo hago con el teclado. Y canto un poco. Onda los Doors.
Donoso: Música lisérgica.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...