Ritorna il “Canto para una semilla”

da “El mercurio” del 17 dicembre 2004

Inti-Illimani e Isabel Parra reestrenarán la obra en homenaje a su creador, Luis Advis.

GABRIELA BADE

Hora de homenajes. Primero Luis Advis hace un homenaje a Violeta Parra y concibe en 1972 una obra a la altura de su admiración: “Canto para una semilla”.
La crea con nombre y apellido: para Inti-Illimani e Isabel Parra. Ahora ellos le hacen un homenaje a Advis, a cuatro meses de su muerte (el 9 de septiembre pasado), volviendo a montar la obra en Chile a 31 años de su
estreno.

En rigor, éste no es el escenario ideal para recuperar el espíritu de la época del colectivismo. Inti-Illimani está partido en dos y es una de esas mitades la que ha decidido retomar este clásico semiperdido de la música
chilena: Horacio Salinas, Horacio Durán y José Seves. Ellos e Isabel Parra y la actriz Ximena Rivas, quien asume el único papel que ha rotado entre actrices chilenas y extranjeras y que debutó en las manos de Carmen Bunster.

“Canto para una semilla” es una cantata de Luis Advis que pudo haber sido quizás tan famosa como la de “Santa María de Iquique”, pero vivió la mayor parte de sus 31 años fuera de Chile. Pero el confinamiento y los años, según Salinas, no la han envejecido. “Es una obra que conserva mucha frescura. No está pasada de moda”, dice.

Eso tendrá que decirlo el público que vaya los días 27 y 28 de diciembre al Teatro Oriente (21:00 horas y precios entre $10 mil y $16 mil). Y más adelante, en la gira que la obra hará por Viña del Mar, Concepción, La Serena
y Olmué.
“Lucho quería grabar las décimas de Violeta. Tiene que haber sido un impulso creador que tuvo él, porque hasta el último día de su vida Lucho trabajó con la Violeta”, cuenta Isabel Parra.

Después de su estreno, en mayo de 1973 en el Teatro Astor, la obra se montó en Buenos Aires en julio de ese año y en agosto en la RDA, en el Festival Mundial de la Juventud en Berlín. “Era una enorme delegación de chilenos.
Estaban Ramón Aguilera, Luis Advis, Ana González, Valentín Trujillo, Peggy Cordero, Eduardo Ravani, Héctor Noguera, Ramón Núñez”, dice Durán. ¿Ravani?

“Sí -dice Salinas- yo hice la fila para el mausoleo de Lenin detrás de Ravani”.

“Después, ya en el exilio, la hicimos en la Bienal de Venecia del 74”, sigue Durán. En 1977 se montó en Francia y en mayo del 78 se grabó la versión italiana con Edmonda Aldini. Luego, la cantata se vino a México en 1978
y a Medellín en 1986.

“Me hubiera encantado que el Lucho hubiera estado ahora”, dice Isabel. Durán cierra: “No hay razones para explicar por qué no fue antes”.

La obra “Canto para una semilla” es una cantata que consta de ocho partes, cada una con relato y canción. En ellas va transcurriendo la vida en décimas de Violeta Parra, por lo tanto no es una biografía, sino que son versos
de la propia cantora. El único texto extra es el de “Gracias a la vida”, que es relatado por la actriz.

El disco, que fue hecho en 1972, es un concentrado de la estética y el sonido de esos años con charango, bombo, quena, guitarra, triple y pandero y las voces altivas de un elenco de jóvenes y convencidos Inti-Illimani. Además de las narraciones de Carmen Bunster y el canto de Isabel Parra, quien ha sido su única cantante. Pero hubo una excepción: fue a comienzos de los 90 en televisión. “Casi me morí cuando vi a Andrea Tessa haciendo la canción del amor”, dice Parra.

LAS ACTRICES DE LA CANTATA

XIMENA RIVAS

Se sumará este fin de semana a los ensayos del montaje de “Canto para una semilla”. El equipo optó por ella por su conocimiento de los códigos de la cultura popular: fue parte del elenco original de “La negra Ester”. Y también porque tenía el carácter para hacer de estos textos verdaderas narraciones y no declamaciones épicas, cayendo en excesos.

PEGGY CORDERO

En agosto de 1973 y durante el Festival Mundial de la Juventud en Berlín (RDA), Inti-Illimani e Isabel Parra recurrieron a ella para asumir el rol de la narradora. Su versión no está registrada, pero forma parte del anecdotario y del recorrido del “Canto para una semilla”.

MARÉS GONZÁLEZ

Es la única actriz que no ha hecho la obra con Inti-Illimani e Isabel Parra en escena. Pero fue su narración la que quedó registrada (a través del montaje en estudio) en un disco que hizo para el sello Alerce Ricardo García en
los años 80. Esa versión fue por largo tiempo la más conocida en Chile, antes de que se reeditara en 2001 la original con Carmen Bunster.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...